Tratar bien a los demás

A ver si consigo explicarme, sin enredarme demasiado con las palabras.

Ayudar a los demasCreo que hay una forma correcta y justa de tratar a todo el mundo, con independencia de todo, incluso de lo que hayan hecho. Sería el caso de dar las gracias cuando han hecho algo bueno, que nos beneficia o en nuestro favor. ¡Qué menos que esa correspondencia!

Pero otro nivel, muy diferente, trata de hacer bien a los demás sacrificada e incondicionalmente, sin esperar nada a cambio o incluso en la adversidad y en la contrariedad de quien recibe mal habiendo hecho el bien, o intentándolo. Este hacer el bien, a mi entender, es el fundamento radical y último del amor. El amor en su expresión máxima, en su entrega, en el reconocimiento de todo aquello que nos une entre los hombres, en el compromiso primero y clave por el mundo, en la responsabilidad que cada uno tiene respecto de su propia vida.

Cuando los buenos se plantean si seguir haciendo el bien, por aquello que tendrán después que soportar, es que han dejado de ser buenos. Entonces el mundo puede echarse las manos a la cabeza. Porque llegó el tiempo de la desolación.

Pero los buenos siempre tendrán que soportar estas tensiones. Al menos quienes quieran ser buenos. Porque hay que quererlo, una y otra vez, muchas, y comprometer en ello voluntad, corazón, deseos, ganas, apetencias… Aunque sea insufrible aquello que viene de vuelta en tantas y tantas ocasiones, pequeñas y grandes, cotidianas y definitivas no se puede desviar la mirada durante mucho tiempo.

El que consigue parar en sí el mal, por pequeño que sea, nos hace ya un gran favor al silenciarlo y romper su cadena. Toda la humanidad debería estar agradecida a su gesto, pero nunca lo reconocerá. Si además genera y brota de él, después de masticar y tragar en silencio, algún tipo de bien que haga buenos a otros, además revela la grandeza de su espíritu. Esto es amor. Aunque este amor duele. Y, cuando duele, sabemos que es amor. Hasta entonces puede parecerse más bien a un intercambio generoso y mutuo, a una relación simétrica agradable. Pero sin hacer bien a nadie realmente. El bueno convierte en bueno al otro, aunque esto le cueste la vida día a día.

 

Fuente: http://joseferjuan.wordpress.com/2014/01/15/tratar-bien-a-los-demas/

EL CONOCIMIENTO DE LOS VALORES

La riqueza y la plenitud de un hombre depende, en gran medida,
de su capacidad afectiva y, sobre todo, de la calidad de su vida afectiva.
[…]El mundo en el que vive un hombre depende de la amplitud,
profundidad y diferenciación de su percepción del valor. […]
La percepción del valor es el presupuesto indispensable
para que el rayo de los valores penetre en el alma del hombre
y fecunde su mente».

EL CONOCIMIENTO DE LOS VALORES

¿Qué función ejercen los valores en nuestra existencia? El gran Aristóteles nos indica, en su Ética a Nicómaco, que nada hay más importante en nuestra vida que la amistad . Pero seguidamente advierte que sólo pueden ser amigos verdaderos los seres virtuosos. ¿Qué relación hay entre la virtud y la amistad? Para responder con la debida precisión, hemos de elaborar una lógica de los valores, que nos aclare cómo los conocemos y bajo qué condiciones. ¿Nos basta movilizar la inteligencia, o debemos disponer nuestro ánimo para responder positivamente a su apelación? ¿Cuál es el criterio para considerar algo como valioso? Éstas son algunas de las cuestiones que han inspirado mi análisis.

Se cuenta que, en plena guerra, un soldado le dijo al capitán: «Un amigo mío no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para salir a buscarlo».
-«Permiso denegado -replicó el oficial-. No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto».
El soldado, haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.
El oficial se puso furioso: «¡Ya le dije yo que había muerto! ¡Ahora he perdido a dos hombres! Dígame, ¿merecía la pena salir allá para traer un cadáver?»-
Y el soldado, moribundo, respondió: «¡Claro que sí, señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: “Jack… estaba seguro de que vendrías”» .

¿Para que fui creado?

vocación leccionario algunas vez te has preguntando para que he sido creado, puedo hacer muchas cosas, tengo muchos talento pero aun no has encontrado la felicidad total en esos actos? te dejo con un video en donde te explicara mejor los detalles

 

 

Rosario de la misericordia

Rosario de la misericordia

he encontrado una buen material en donde puedes hacer tu rosario de la misericordia a la 3 de la tarde o su prefieres a la 3 de la madrugada. Es una oracion maravillosa en donde conoces el amor misericordioso de Jesus.

Aqui le dejo un video con lo cual utilizo para hacer mis oraciones todos los dias a la 3, en particular me ha ayudado mucho y me he acostumbrado a el. Espero que le pase al igual que yo.

.

Promesas del Rosario de la misericordia:

Promesas

Yo prometo al Alma que venerare esta Imagen de la Misericordia que no perecerá, Yo le prometo ya que aquí en la tierra la Victoria sobre sus enemigos especialmente en la hora de la Muerte. Yo el Señor, la protegeré como mi Propia Gloria”.

Estos rayos de Mi Corazón, que significan Sangre y Agua, protegen a las almas de la ira de Mi Padre.

Feliz, el que viva bajo su sombra, pues la mano de la justicia de Dios no le alcanzará. A las almas que propaguen Mi Misericordia yo las protegeré por toda su vida como una Madre a Su niño, y en la hora, de la muerte, para ellos no seré Juez, sino Redentor. En esta última hora el alma no tiene otra protección que Mi Misericordia. Feliz aquella alma, que durante” su vida estuvo hundida en Mi Misericordia, pues la justicia de Dios no le alcanzará.

La humanidad no encontrará Paz hasta que venga con confianza a Mi Misericordioso Corazón y les daré la Paz.

Rosario de la Divina Misericordia

Ven Espíritu Santo y llena los Corazones de Tus Fieles y enciende en ellos el fuego de Tu Amor, envía Señor Tu Espíritu y se renovará la faz de la tierra; Oh Dios que instruiste los Corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, haz que por ese mismo Espíritu conozcamos el Amor a la Divina Justicia, y llenadnos para siempre de Celestiales consuelos por Cristo Nuestro Señor. AMEN.

Señor Mío Jesucristo. Dios y Hombre verdadero Creador, Padre y Redentor Mío, por ser Vos quien Sois y porque os Amo sobre todas las cosas, me pesa en el Alma de todo Corazón de haberte ofendido, propongo firmemente la enmienda de mi pecador, confesarme, cumplir la penitencia que me fuera impuesta, ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados así confío en Vuestra bondad infinita que me perdonareis y me daréis gracia para enmendarme en Vuestro Santo servicio hasta el fin de mi vida. AMEN.

Señor abre mis labios.- TODOS; y mi boca pronunciara tu alabanza.

Acude Señor en mi Auxilio.- TODOS; apresúrate Señor a socorrernos.

En los Cielos y en la Tierra sea para siempre alabado. TODOS; el Corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

Ser como niño y no pensar en la Complicaciones

Como niños

Me he encontrado un exelecente vídeo en donde explica que tan sencillo es llevar la palabra del señor, aveces nos complicamos la existencia de decir que no sabemos lo suficiente para poder invitar a una persona a nuestra iglesia, pero lo que no sabemos que con una simples palabras con que el espíritu santo las inspire es suficiente.

Espero que disfruten el víde.