Virgen Maria Y su Virginidad

Virgen maria - unestudiobiblicoLa Iglesia Católica enseña tres verdades respecto a la virginidad de María: que fué virgen al concebir al Señor, al darle la vida, y que después, permaneció perpetuamente virgen (Virgen antes del parto, en el parto y después del parto). La Iglesia defendió estas verdades, las dos primeras, contra los Cerintianos y Ebionitas, al fin del 1° siglo, posteriormente contra Celso, refutado por Orígenes, y en el siglo XVI contra los Socinianos condenados por Pablo IV y Clemente VIII; modernamente contra los racionalistas, en particular contra Strauss, Renán y el seudo Herzog (27). La segunda verdad fue atacada por Joviniano, condenado en 390. La tercera fué negada por Helvidio y refutado por S. Jerónimo (28). Leer más “Virgen Maria Y su Virginidad”

Anuncios

Confiando plenamente en el señor

20130122-031520 p.m..jpg. Todos sabemos lo grande que es que es el amor de Jesús, pero a veces como ser humanos dudados de es amor infinito que nos tiene el señor. La misericordia del señor es muy grande e inimaginable un prueba de eso sería nuestro gran tesoro el rosario de la misericordia, donde nos presenta su más bondadosa misericordia antes los pecadores. Te invito que puedas participar de esta gran herramienta de oración.

¿Quien fue San Vicente?

Diácono y MártirSan Vicente

Martirologio Romano: San Vicente, diácono de Zaragoza y mártir, que durante la persecución bajo el emperador Diocleciano hubo de sufrir cárcel, hambre, potro, láminas candentes, hasta que, en Valencia, en la Hispania Cartaginense (hoy España), voló al cielo a recoger el premio del martirio (304).Etimología: Vicente = Aquel que es un vencedor, es de origen latino.

 El Diácono San Vicente es el mártir más famoso de España. Un siglo después de su martirio, que tuvo lugar probablemente en el año 304, San Agustín le dedicaba todos los años, en este día, una homilía.Los Hechos de su martirio, apócrifos como muchas Pasiones de otros mártires, se inspiran en documentos y tradiciones basados en realidades históricas. Las noticias históricas, reducidas a lo esencial, dicen que Vicente, natural de Huesca, durante la persecución de Diocleciano fue llevado encadenado de Zaragoza a Valencia para ser procesado ante el gobernador Daciano, junto con su obispo, y que sufrió el martirio en Valencia.

A estas pocas noticias históricas se añaden las narraciones de los Hechos. EL obispo de Zaragoza era un poco tartamudo y, por tanto, le iba mal en la oratoria. Pero tuvo la fortuna de encontrar al joven Vicente, bien preparado culturalmente y hábil en el manejo de la palabra. Fue ordenado Diácono y se le confió el cargo de coadjutor del obispo para la predicación del Evangelio.

En el imperio romano campeaba una cruel persecución, y Daciano, gobernador de Valencia, hizo pronto encadenar a los hombres más importantes de la Iglesia española. Al Diácono Vicente le fueron puestos grilletes y así lo condujeron a pie de Zaragoza a Valencia, junto con su obispo; pero aún en esas circunstancias aprovechó la ocasión para predicar el Evangelio, y en nombre del obispo tomó la palabra para confutar las acusaciones del gobernador y para exponerle el mensaje evangélico sin las distorsiones de la propaganda anticristiana.

Daciano no se convenció, pero comprendió que el adversario que había que destruir era precisamente Vicente. Pero primero ordenó que lo torturaran. Después lo metieron en una celda oscura, en donde el pavimento estaba totalmente lleno de cascajos cortantes para prolongar los suplicios. Pero Vicente, con voz todavía fuerte, entonó himnos de agradecimiento a Dios. Entonces, el gobernador, para quitarle este motivo de gloria, ordenó que lo colocaran en una cama muy cómoda, pero en ese momento murió el Diácono.

Llevaron el cuerpo al campo para que lo devoraran las fieras, pero apareció un cuervo que defendió el cadáver de la voracidad de los otros animales. Entonces Daciano ordenó que lo metieran en un costal junto con una gran piedra y lo echaran al río; pero el cuerpo no se hundió y las aguas lo fueron llevando hasta dejarlo en una orilla. Los cristianos lo recogieron y erigieron una iglesia para su tumba.

Consulta también San Vicente, Diácono y Mártir de Jesús Martí Ballester

San Vicente